La construcción del colegio Santa Mónica

El colegio Santa Mónica de Rivas-Vaciamadrid es un proyecto que significa una revolución sin parangón en la edificación: un Centro Escolar transportable construido en un tiempo récord hecho íntegramente por vía de módulos prefabricados.

La construcción del colegio Santa Mónica

El colegio Santa Mónica de Rivas-Vaciamadrid es un proyecto que significa una revolución sin parangón en la edificación: un Centro Escolar transportable construido en un tiempo récord hecho íntegramente por vía de módulos prefabricados. Vicente Ballesteros, director general de Algeco España nos explica las claves de la empresa y del proyecto: Algeco Scotsman es una compañía que opera en 30 países desde hace más de 60 años. Nos dedicamos a hacer construcciones modulares, cuya principal característica es que se pueden adaptar, a lo largo del tiempo, a las necesidades del cliente... digamos que se puede hacer un traje a medida multidimensional para él.

 

Enfrentarse a la construcción de un colegio entero a base de módulos prefabricados era un reto que la empresa estaba en disposición de asumir. Javier Martín Martínez, director de cuentas clave, afirma que tenemos mucha experiencia en el sector de la educación, es nuestro sector Premium y llevamos más de 200.000 metros cuadrados construidos en España a lo largo de los más de 30 años que llevamos dedicándonos a él. Ahora bien, no puede pasarse por alto que el proyecto presentaba múltiples desafíos, empezando por cubrir todas las necesidades del cliente: tenía una localización muy concreta y debía cumplir con el código técnico y la normativa tanto  local como de cualquier ubicación de España: de este modo, se podría llevar a otra ciudad, conservando una reutilización mayor del 90%.

Esa, la movilidad, es una de las grandes ventajas de esta clase de construcciones. Pero no es la única. José Antonio Aja, Jefe de explotación de zona centro, explica que al trabajar en el interior de una nave, en vez del lugar de la construcción, se obra con una velocidad mucho mayor: montamos la estructura primero, después las instalaciones y las fachadas; va todo continuo, por lo que es muy similar una producción en cadena.

Ballesteros insiste en que es una construcción mucho más precisa tanto en relación al diseño como la fabricación o la construcción, lo que incluye una serie de ahorros muy importantes tanto para nosotros como para las empresas que contraten nuestros servicios.

 

Un proyecto óptimo

En 2015 arrancó oficialmente el proyecto. Jose María Madrid, Vicepresidente  de la Fundación Arenales, explica que para el proyecto vimos que la construcción modular podía adaptarse muy bien a lo que buscábamos, por plazo de ejecución y porque se podía construir en una nave industrial antes de que consiguiéramos la licencia de obra. De manera que el colegio se iba 

construyendo en una nave en Valladolid, mientras se tramitaba la licencia. Por su parte, se trata de un colegio equipado con las últimas tecnologías e innovaciones: cuenta con suelo radiante, iluminación LED, y placas fotovoltaicas con suficiente energía como para tener todo el colegio iluminado. Además de disponer de niveles de confort y acabados incluso por encima de algunos colegios de construcción tradicional.

Lo que requería un proyecto de estas características, lo resume Javier Antón, arquitecto y socio de Andcompany: tenía que ser un edificio móvil, que fuera de altas prestaciones en cuanto a energía, que cumpliese con todas las normativas tanto de edificación como de educación, en cuanto a dimensiones de aulas, alturas, y exposiciones. Y por supuesto, debía hacerse en un tiempo récord. Gracias al trabajo colaborativo con Algeco y con la ingeniería hemos desarrollado un producto sorprendente.

Para Jose María Calonge, el colegio Santa Mónica es el sexto que dirige en su carrera profesional, pero ninguno le había impactado tanto como este: subrayaría la rapidez con la que se ha construido, y ya desde el punto de vista pedagógico, destacaría su aislamiento acústico y la luminosidad de todo el centro, que crea serenidad en las aulas. Es un colegio ideal. Mucha gente cree que deben ser construcciones longevas, pero en ocasiones se deben llevar a cabo reformas que pueden salir más caras que tirar y volver a levantar el colegio. Este tipo de estructuras cuenta con unas ventajas infinitamente mejores en este sentido.

Los padres del colegio, por supuesto, encantados: Patricio afirma que se le ha pasado volando el tiempo de construcción; Katia dice que es un acierto, no es el típico barracón que podría pensar la gente.

Y es que para Ballesteros, el colegio Santa Mónica cumple el sueño de cualquier promotor privado de este sector. Es un edificio que respeta todas las normativas locales y nacionales, que tiene una alta eficiencia energética, es de estética bastante atractiva y es transportable, conservando íntegramente sus características. Creemos que este es el futuro.

 

 

Compartir: