Los módulos escolares de Algeco son protagonistas de los nuevos centros educativos de Barcelona

De los siete colegios públicos que ha estrenado Barcelona en este nuevo curso escolar, seis de ellos se han realizado en módulos prefabricados.

Algeco sigue apostando por las mejoras arquitectónicas en el ámbito de la Educación. De hecho, en el pasado año 2016, ya se incorporaron un total de 4 edificios modulares para la creación de espacios educativos.

En este nuevo curso escolar, la Ciudad Condal ha inaugurado siete nuevos centros educativos: las escuelas Eixample 1 (en las instalaciones de la antigua prisión Modelo), Eixample 2 (en la confluencia de Roger de Flor con Rosselló), Cartagena, Anglesola, Gràcia y La Flor de Maig, así como el instituto de secundaria Martí Pous, en Sant Andreu.

Seis de ellos han sido construido en espacios modulares, lo que da respuesta a la creciente demanda de espacios innovadores y funcionales que satisfacen necesidades de todo tipo, incluso las educativas.

Escuelas modulares

Instalaciones “muy bien pensadas”


Estas han sido las afirmaciones de Mercé Massa, gerente del Consorci de Educación de Barcelona, con respecto a las instalaciones de Algeco: “Cuentan con un aislamiento acústico y térmico muy bueno”, declaró.

En este sentido, las características principales del módulo Progress 2 de Algeco (el tipo de módulos prefabricados para uso escolar) son el perfecto acondicionamiento térmico y el excelente aislamiento acústico, el objetivo principal de estas instalaciones para el uso y disfrute de docentes y alumnos.

No solo eso, sino que además cuentan con aulas más amplias y ventanales más anchos para facilitar la entrada de luz natural. Ergonomía, diseño y elegantes acabados son las claves para el éxito de estos módulos escolares, ya en uso tras la vuelta al cole.

Compartir: