El espacio de trabajo y la construcción modular, la historia de una sociedad

Los espacios de trabajo, como pueden ser las oficinas o los lugares de construcción, han sufrido grandes transformaciones por lo que en diseño y usos de espacios laborales se refiere. El paso del tiempo, y la evolución de los sectores ha provocado cambios en la relación entre la profesión y los empleados.

Estamos en un punto de inflexión en cómo diseñar y vivir el espacio de trabajo. Se está produciendo una transición hacia un entorno innovador, un fiel reflejo de las expectativas de los empleados, que requieren de soluciones rápidas y de calidad. Es aquí donde entra el papel de la arquitectura modular.

Gracias a la gran demanda para cubrir espacios para empleados, en un gran número de sectores,  encontramos un elemento de máxima prioridad: la inmediatez y versatilidad que ofrecen las oficinas prefabricadas.

 

El auge de las oficinas modulares

 

En este contexto y en respuesta al auge de la demanda de infraestructuras para dar cabida a desarrollos profesionales, la tendencia muestra claramente como los módulos prefabricados se presentan como la alternativa perfecta ante la construcción tradicional.

La mayoría de las empresas que han probado esta solución dan una valoración positiva a este tipo de edificaciones. Y la retroalimentación es particularmente impresionante porque este modo de trabajo es ampliamente aceptado por los trabajadores, prefiriendo la sustitución incluso a la oficina tradicional.

Otra de las características más elogiadas por los trabajadores es la seguridad y el confort que aportan las oficinas modulares, pues tanto estéticamente como funcionalmente son completamente adaptadas a las necesidades y gustos de nuestros clientes.

 

 

Flexibilidad y capacidad de respuesta

 

Hoy en día, la arquitectura modular permite satisfacer las necesidades de las empresas e incluso anticiparse a ellas. Por ejemplo, Algeco ofrece oficinas prefabricadas con una atención personalizada. Este desarrollo se puede llevar a cabo a través de tres tipos de módulos para elegir: Origin, Advance y Progress. 

Las oficinas modulares son un ejemplo de modelos inteligentes para el uso en el ámbito laboral, ante la construcción tradicional se refiere. 

 

La construcción modular y el RSC

 

Otra ventaja que demuestra la idoneidad de los módulos prefabricados con el momento actual queda patente en que este tipo de construcción encaja perfectamente en el enfoque de RSC de las empresas. 

Algeco presta especial atención al respeto y cuidado del medio ambiente, ejemplo de ello son las bombillas con detectores de presencia, los aparatos acondicionadores de aire reversibles e inversores, compatibles con las últimas regulaciones europeas, para más confort y ahorro, que se encuentran en todos los modelos de los módulos Progress 2 y adaptables a otras gamas.

 

 

Además, la versatilidad de la arquitectura modular se adapta perfectamente a la flexibilidad del negocio: puede adaptar su configuración de acuerdo con su actividad máxima. Es un activo de peso en un contexto económico cada vez más cíclico. Además, el modo de alquiler preeminente en este sector permite un control perfecto de los gastos.

¿Y si la oficina de mañana fuera modular? Dada la historia de los espacios de trabajo, ¡la transición sería lógica!

 

Categoría: