El antes y el ahora de la construcción modular

Cada vez más el proceso de instalación y creación de nuevos edificios es más costoso y no todo el mundo está dispuesto a realizar un gran desembolso de dinero para adquirir los resultados finales de esta arquitectura.

La construcción modular ha abierto una brecha dentro del sector con  su nuevo concepto de edificación. Ya sean por mejoras económicas, tecnológicas o sociológicas, con el paso del tiempo ha ido ganando terreno al convertirse en una de las alternativas más latentes ante la demanda de nuevos espacios, sea cual sea el sector.

Paso histórico de la construcción modular

La construcción modular ha sido una opción rentable en ciertos puntos históricos, pero su popularidad ha sido de corta duración. 

Durante la posguerra la arquitectura prefabricada tomo popularidad en Reino Unido y Estados Unidos, pues la necesidad de una rápida reconstrucción de las viviendas fue cada vez más latente, debido a que las fábricas en tiempos de guerra estaban vacías y la mano de obra y materiales escaseaban.

 

 

No obstante, después de este momento, su popularidad fue disminuyendo, e incluso ganando cierta mala reputación por sus factores cuestionados en seguridad.

Hoy en día, la construcción modular está experimentando una nueva ola de atención e inversión por parte de muchos sectores, y varios factores sugieren que puede haber renovado su poder ante tales necesidades que, a su vez, cubre la construcción tradicional. 

La maduración de las herramientas digitales ha cambiado radicalmente la propuesta de construcción modular, por ejemplo, facilitando el diseño de módulos y optimizando la logística de entrega. 

Las percepciones de los consumidores sobre las viviendas prefabricadas están empezando a cambiar, en particular a medida que las nuevas elecciones de materiales más variadas mejoran el atractivo visual de los edificios prefabricados.

Pero lo que realmente tiene mérito de esta mejora en la construcción prefabricada son las ventajas que se pueden gozar para la mejora de la vivienda, o de la creación de espacios para cualquier tipo de sector, caracterizados por la versatilidad, la seguridad, el confort o la facilidad de instalación entre otros.

¿Y ahora?

Con el paso del tiempo, en los países mencionados ha crecido exponencialmente pues, según estudios económicos, en estos países, la construcción modular, ha generado ahorros anuales de hasta $ 22 mil millones.

La industria, y empresas especializadas como Algeco, que ha crecido con el paso del tiempo y el sector, están adoptando el uso de nuevos materiales más ligeros, así como tecnologías digitales que mejoran las capacidades de diseño y la variabilidad, mejoran la precisión y la productividad en la fabricación y facilitan la logística. 

 

 

Contrarrestando la vieja reputación de las viviendas prefabricadas como una opción poco atractiva, barata y de mala calidad, algunos constructores se centran en la sostenibilidad y la estética. 

Los nuevos participantes en el negocio no están dispuestos a tolerar la fragmentación de la industria y la productividad retrasada, lo que está empezando a perturbar el mercado y cambiar la mentalidad de los operadores tradicionales.

Categoría: