El origen de la construcción modular

Como hablamos en el último post del blog, la construcción modular ha sufrido varios cambios a lo largo de su historia.

En los últimos tiempos, la arquitectura modular ha adquirido una mayor popularidad, y se ha convertido en la alternativa perfecta a la construcción tradicional por su rápida instalación y fácil personalización de sus estructuras.

Pero no siempre la arquitectura modular ha tenido una valoración tan positiva como la que tiene ahora, pues asociaban a este tipo de edificios a estructuras precarias y “poco seguras”; argumentos que con el paso del tiempo se ha visto que carecían de cualquier fundamento.

 

El origen de la construcción modular

 

Empezando por el origen de la arquitectura prefabricada, nos remontamos al año 1833 cuando la primera casa modular fue construida. 

Gracias a la determinación de los profesionales de la carpintería, crearon esta construcción modular con características específicas para cubrir las necesidades de los colonos australianos, dando pasó al concepto Manning Cottage.

A raíz de esta denominación, se comenzó a desarrollar y ampliar lo que hoy en día conocemos como construcción modular, con el fin de dar habitabilidad y facilidad de transporte sin implicar mucho gasto de tiempo ni coste.

Durante la segunda mitad del siglo XIX, casi el 80% de las viviendas estadounidenses eran prefabricadas, adaptables a las necesidades de sus inquilinos, y tanto fue su popularidad, que tras la segunda guerra mundial surgieron las empresas dedicadas al sector de la construcción modular creando 200.000 viviendas frente a la demanda.

 

 

La implementación de la arquitectura prefabricada en EEUU, ocasionó un hecho revolucionario en la sociedad, y sobre todo en el bienestar común, dando comienzo a lo que hoy en día es la construcción modular y la buena percepción que esta tiene en la sociedad actual.

Su llegada a Europa se produjo a principios del siglo XX, concretamente en Alemania, lo que ocasionó un gran hecho innovador en el sector de la construcción, y permitió unificar los beneficios de los módulos prefabricados a la construcción tradicional.

Walter Gropius implementó un elemento nuevo representado en las casas Master Houses, provenientes del estilo de la escuela Bauhaus, una de las más prestigiosas por lo que en arquitectura se refiere. Fue uno de los primeros factores revolucionarios, pero que no se supo implementar con éxito lo que afectó a su poder comercial.

Otros ejemplos los vemos en la Casa Dymaxion, la Casa Aluminaire (o casa enlatada) o la Casa Zip, los cuales se regían por varios de los aspectos de la construcción modular. Pero no fue hasta las viviendas prefabricadas del Colonial Portable Cottages en Inglaterra donde se comienzan a ver los primeros resquicios de como hoy se conoce a la construcción modular ya que, que reducían la carpintería y fachada aligerando el peso y facilitando el transporte.

 

Algeco: construcción modular

 

Visto los orígenes de la arquitectura prefabricada, muchas empresas comenzaron a desarrollar nuevos conceptos y tecnologías hasta llegar a nuestra época.

Un ejemplo de ello es Algeco empresa internacional, líder en el sector de la construcción modular, y en constante proceso optimización y buena implementación de los rasgos de los módulos prefabricados.

 

 

La versatilidad, la rapidez de instalación, la calidad de los materiales sostenibles y el respeto al medio ambiente son algunos de los valores característicos de la cultura Algeco, y que implanta en cada uno de los proyectos donde está presente.

Así pues, la construcción modular ha sufrido muchos cambios, pero lo que sí está claro es que existe una evolución enfocada en la sostenibilidad del sector; siendo Algeco y sus estructuras prefabricadas la opción más viable frente a la demanda y nuevas necesidades de habitabilidad.

Categoría: