La relación entre la economía circular y la construcción modular

A menudo se habla de la economía y como suele funcionar la sociedad y los sectores que la engloban. Pues bien, a raíz de esta pequeña afirmación se diferencian varios tipos de funcionamiento en la economía, la lineal y la circular, entre otros casos.

Desde los orígenes, la mayoría de las civilizaciones se organizaban socialmente de una forma circular, es decir que todo empezaba y acababa en un mismo punto, reutilizando y surgiendo nuevas energías.

En cambio, con la evolución del hombre comenzamos a adoptar un funcionamiento más lineal, en el que disponemos de algo y cuando ya no sirve lo desechamos sin aprovechar más de ello, sin explotar el máximo rendimiento de la energía.

 

La economía circular en el mundo

 

Frente a la necesidad de encontrar nuevas fórmulas económicas para nuestra sociedad, y con la fuerza con la que ha entrado la economía circular en nuestras vidas, existen varias organizaciones que trabajan para la mejora de ellas.

 

El GBCe, o lo que es lo mismo, el Green Building Council España, es una asociación sin ánimo de lucro para representar al sector de la edificación y contribuir a una versión más sostenible de lo que actualmente se dispone.  En esta entidad se habla sobre acciones necesarias para fomentar una economía más eficiente en todos los sectores, y la circular es una de ellas.

Gracias al manifiesto, la industria de la construcción acoge las medidas necesarias para trabajar a favor de la economía circular y el respeto a la sostenibilidad y el medio ambiente.

 

Construcción modular  y economía circular

 

Un ejemplo de evolución frente a esta teoría, es el sector de la arquitectura, concretamente la edificación modular, pero… ¿cómo?

El sector de la construcción genera y representa un 40% del consumo de energía, el 35% de las emisiones de gases producidas por el efecto invernadero, el 50% de los materiales extraídos, el 30% del consumo de agua y el 35% de los residuos generados, siendo los responsables de un gran impacto negativo ante el medio ambiente, y esto debe de cambiar.

La economía circular fluye entre materias, y lo que representa en un resumen muy conciso, es la reutilización y regeneración de los materiales que se encuentran en el ciclo para iniciar otro.

 

 

 

Pues bien, la construcción modular es la solución perfecta ante los problemas que puede ocasionar la arquitectura tradicional. No podemos seguir con este tipo de economía. Tenemos que aprender a volver a un modelo circular que aproveche al máximo todos los recursos y no genere desechos evitables. Esta será será la clave del éxito, aunque no es tarea fácil conseguirlo.

La arquitectura tradicional suele ser un tanto reacia a nuevas ideas, pero las ventajas que aporta la construcción modular como su versatilidad, sostenibilidad, la reducción del impacto medio ambiental y el respeto por este son razones de peso para empezar a pensar en un tipo de edificación diferente.

 

 

La construcción modular se caracteriza por la conciencia en el uso de las materias primas y la buena gestión de la energía, siempre adaptada a cubrir todas as necesidades de nuestros clientes.La arquitectura modular es el partner perfecto de la economía circular, que no podemos olvidar tiene como objetivo el propio beneficio común cuidando los recursos de cara al futuro.

En definitiva, tenemos que aprender mucho de la construcción modular, y de las nuevas formas sociales, económicas y de interés común que están surgiendo, pues nuestro planeta está cambiando y hay que adaptarse a ello.

 

Categoría: