Los hospitales modulares y el caso del Coronavirus

Los hospitales modulares han experimentado un gran auge en los últimos tiempos y lo hemos podido comprobar en las últimas noticias. Muchos países se han beneficiado de la construcción modular y gracias a ella ha sido posible realizar grandes proyectos en muy pocos días, algo que con la construcción tradicional no habría sido posible.

Con la aparición del coronavirus, hemos podido comprobar la rapidez que proporciona la construcción modular sanitaria. Según Zhong Nanshan (destacado epidemiólogo), habilitar espacios hospitalarios adicionales ha sido crucial para poder reducir los contagios. La falta de habitaciones ha obligado a los enfermos del Coronavirus a regresar a casa, algo extremadamente peligroso, de modo que, disponer de camas hospitalarias adicionales se ha convertido en una necesidad de vital importancia. 

Por este motivo, el hospital Huoshenshan, situado en Wuhan, ha sido construido en tan solo 10 días, abriendo sus puertas el pasado 3 de febrero.
El centro médico tiene una capacidad de 1000 camas y en él trabajarán más de 1.400 sanitarios que lucharán contra esta terrible enfermedad que a día de hoy afecta a más de 17.000 personas tan solo en China. Asimismo, las autoridades chinas ya tienen previsto terminar con un segundo hospital modular llamado Leishenshan, situado también en Wuhan.

Los hospitales modulares, una solución humanitaria


Como hemos comentado, los hospitales modulares están dando muy buenos resultados en obras concretas en la que se necesita una ampliación de espacio sanitario urgente, en el mejor tiempo posible y con una calidad asegurada. Además, cuentas con sistemas de ventilación de última tecnología resultando más fácil mantener el control, la prevención de infecciones y garantizar la seguridad en quirófanos, habitaciones y salas de cuidados intensivos. Esto convierte a los hospitales modulares en una nueva tendencia para el cuidado de la salud. 

 

Características principales de los hospitales modulares


Higiene y control de infecciones

El sistema modular es un método limpio que apenas genera polvo, lo que reduce el número de infecciones en las diferentes áreas sanitarias, siendo más difícil la adhesión de agentes patológicos. 
 

- Ahorro de tiempo en su construcción

La tecnología de los espacios modulares permite crear un nuevo espacio en muy poco tiempo, y en el sector sanitario la rapidez es un factor fundamental en épocas de gran demanda asistencial.

 

 

 

- Mínima interrupción

Al tratarse de módulos construidos fuera del emplazamiento, la actividad sanitaria no se ve interrumpida, evitando ruidos, suciedad o escombros que puedan paralizar el trabajo. Los módulos son trasladados ya finalizados y en tan solo unas horas se ensamblan los módulos en el lugar de destino.
 

- Comodidad y estética

Los materiales de alta calidad combinados con el último diseño industrial mejoran la comodidad y la estética visual de la construcción modular. Los trabajadores de la sanidad y los pacientes se sienten cómodos en todas las instalaciones.

 

- Seguridad de las instalaciones

Los materiales utilizados son de última tecnología y cumplen con todos los requisitos y estándares de calidad necesarios para poder cumplir las funciones dentro del sector, tratándose de espacios completamente seguros. 
 

- Reducción de los costes y sostenibilidad

Al reducirse el tiempo de construcción, también se reduce el coste en la mano de obra. Además, los sistemas modulares ofrecen la posibilidad de instalar suministros con sistemas de energía renovables como placas solares. Asimismo, la mayor parte de los módulos están construidos con materiales reciclables. 

 

En conclusión, los hospitales modulares han demostrado ser la gran solución frente a los cambios humanitarios inesperados, reduciendo al máximo el tiempo de construcción del proyecto e inversión de dinero que eso supone. En Algeco somos conscientes de esta alternativa, por eso insistimos en los beneficios que supone alquilar o comprar un centro sanitario modular.